Los números hablan por sí solos: miles de personas trabajando en 60 países del mundo, intentando erradicar el hambre, la pobreza, las enfermedades… Son los cooperantes. Así que como persona y como responsable del área de Cooperación y Desarrollo en la DPZ, sólo pudo congratularme ante el hecho de que el 8 de septiembre sea el Día del Cooperante.

Considero ejemplar la labor de estas personas y creo que la sociedad tiene que visualizar el trabajo que llevan  a cabo para, de esa forma, dignificar su labor, porque la lucha contra la pobreza y las desigualdades son uno de los mayores retos de la sociedad actual.

En Diputación de Zaragoza, concretamente en este año 2008, se van a destinar casi 800.000 euros que se repartirán entre 53 proyectos de desarrollo y solidaridad con los países más necesitados. También impulsamos una campaña, conocida como “Solidarízate”, con la que se pretendía implicar a más instituciones públicas, organizaciones y personas en los programas de cooperación y desarrollo internacional.

Creo en la solidaridad y en el trabajo que los cooperantes están llevando a cabo en el mundo. He visto levantarse hospitales, abastecer de agua a poblaciones cuyos nombres apenas si sabemos deletrear, alfabetizar niños, crear escuelas, proteger a las niñas menores en situación de abandono… Por todo ello creo en el cooperante y en su trabajo.

Anuncios