Un total de 28 comarcas aragonesas han sido directamente beneficiadas, 40 nuevas actuaciones en nuestro territorio con sus correspondientes enmiendas, 120 millones de euros más de inversión en nuestro territorio, lo que nos permite superar el 15% de crecimiento con respecto al año anterior y nos coloca por encima de la “tradicional media aragonesa” (en la  que nos ubicamos, casi siempre, en todo lo que se refiere a cualquier tipo de estadística del Estado); 27 proyectos en nuestro territorio que van a ver aumentadas sus cifras iniciales y , para concluir, los mejores datos de inversión del Gobierno central en Aragón en los últimos en los ochos años 1.320.millones de euros, (sin contabilizar las cifras del  AVE y la Expo que tienen, por sus propias características, un condición “excepcional”). Estos son algunas de las cifras más relevantes de cómo quedará la “fotografía final” de los Presupuestos Generales del Estado tras incluir en los mismos las propuestas y aportaciones de CHA.

Y todo ello a pesar de que la presentación inicial de los P. G. E. 2008 volvió a suponer una “tremenda decepción” y una confirmación rotunda: “lo dispuesto en el Estatuto de Autonomía de Aragón referido a fijar inversiones por parte del Estado no había servido para tener el incremento sustancial que necesitamos”. El propio diputado de CHA, José Antonio Labordeta, recordó el pasado día 24 de octubre, desde la tribuna de oradores, que, además de no servir esta disposición adicional de nuestro estatuto, tampoco se  había reunido a tiempo “la comisión bilateral” entre el Gobierno de España y el Gobierno de Aragón para poder negociar una mejora en estos Presupuestos Generales y para “colmo de los despropósitos”, ni el anunciado encuentro entre Zapatero e Iglesias  se ha producido  a tiempo, aunque fuera anunciado por el PSOE como “el gol de oro” para mejorar las inversiones finales en Aragón. Nada de nada…

 Y en esta tesitura desde CHA teníamos dos opciones: quedarnos en la “amarga autocomplacencia” del que sabe que actuó con rigor y honestidad o como se dice en la calle “hacer de tripas corazón” y pensar  más en los intereses de Aragón que en los partidistas e intentar negociar con el grupo mayoritario en el Congreso un aumento sustancial de las partidas destinadas a las distintas comarcas aragonesas.

De este modo, tras varias reuniones se alcanzó un acuerdo, rubricado en el Congreso el pasado 23 de octubre de 2007 donde se recogen toda una serie de  planteamientos políticos generales así como múltiples enmiendas parciales que actuarán en las tres carencias fundamentales detectadas en estos presupuestos estatales: las inversiones en la línea ferroviaria del Canfranc, que ahora van a tener diez millones de euros más para mejorarla en 2008; los planes de restitución territorial por la construcción de embalses (eterna rémora que pesa sobre las zonas afectadas por la servidumbre de un pantano), que tras la propuesta de CHA van a contar con seis millones de euros en zonas como Matarraña, Lechago, Montearagón, Jánovas…; además de un incremento importante, hasta cuatro millones de euros en el Ministerio de Medioambiente para la depuración de aguas en el Pirineo.

 Todo ello sin olvidar uno de los mayores acuerdos “arrancados” al gobierno en esta legislatura: el “Nuevo Plan Especial para Teruel, 2009-2010, e incluir en el “mapa presupuestario” “proyectos olvidados” como el corredor Cantábrico-Mediterráneo, o el inicio ya en 2008 de los proyectos de desdoblamiento de la N-232 Mallén-Figueruelas o la N-II Alfajarín-Fraga. (Se puede consultar el acuerdo íntegro en www.chunta.com)

Evidentemente lo conseguido no puede colmar las aspiraciones de CHA, pero es una realidad que un solo diputado en Madrid ha sido capaz de influir, de presionar  y de incluir demandas que, de otro modo, hubieran permanecido en el “rincón de las lamentaciones” a las que tan dados somos en esta tierra. “La disposición adicional Labordeta” ha sido mucho mejor para aumentar las inversiones en Aragón que lo contemplado en el actual  Estatuto aprobado por PSOE-PP-PAR e IU. Habrá que recordarlo el año que viene a la hora de valorar lo que nos interesa a los aragoneses y aragonesas cuando nos toque elegir a nuestros representantes en Madrid.
 

Anuncios